Desde el pasado dos de abril y durante el plazo de tres meses, los arrendatarios de vivienda habitual que acrediten estar en situación de vulnerabilidad económica y social sobrevenida como consecuencia del COVID-19, pueden solicitar a sus arrendadores una moratoria en el pago del alquiler.

Inicialmente el plazo era de un mes, pero se ha ampliado a  tres meses.

En el siguiente enlace del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, se puede consultar toda la información en la Guía de facilitación de acceso a las medidas.

Asimismo, se ha publicado la línea de avales para los arrendatarios de vivienda habitual  concedidas por las entidades de crédito, que contarán con total cobertura mediante aval del Estado y no devengarán ningún tipo de gastos e intereses para el solicitante.

En el siguiente enlace del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se puede consultar la información sobre Línea de avales arrendamiento COVID-19.

También están previstas unas  ayudas destinadas al arrendatario de vivienda habitual. Las comunidades autónomas están en proceso de elaboración del proyecto de ayudas, por ello, en el siguiente enlace del Gobierno de Aragón se puede consultar la información sobre las ayudas al alquiler COVID-19.