Mayo es el mes típico de las celebraciones de Primera Comunión que la pandemia del COVID-19 truncó en 2020 y que, a día de hoy, aún se resiente debido a la situación sanitaria y las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias.

Este año 2021, desde la Unión de Consumidores de Aragón hemos constatado que los precios de vestidos, calzado, complementos, peluquería, fotografía y restauración no sufren incrementos con respecto a 2019, y las fechas típicas de este tipo de celebraciones se trasladan a otros meses del año.

Asímismo, hemos constado que el gasto familiar por celebración sufre un notable descenso, debido en parte a la situación de inestabilidad laboral y económica, así como a la reducción del número de invitados. Ello obedece a la crisis económica que están atravesando muchas familias, así como a las restricciones y las limitaciones de aforo  establecidas por el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Concretamente, desde el pasado día 9 de mayo, “Las celebraciones nupciales, comuniones, bautizos, confirmaciones y otras celebraciones sociales, familiares, religiosas o civiles, que puedan tener lugar tras la correspondiente ceremonia en establecimientos de hostelería y restauración respetarán las medidas generales de seguridad interpersonal, y, en todo caso, la separación de 1,5 metros, no superando en ningún caso treinta personas en el interior y cincuenta en el exterior. No estará permitida la utilización de pistas de baile o espacio habilitado para su uso y el consumo será siempre sentado en mesa”.

Recomendaciones y consejos de UCARAGÓN

  • Hacer un consumo responsable en estas celebraciones por parte de la familia. Aplicar el sentido común, realizando un presupuesto a justado a las posibilidades económicas de la familia y no salirse del mismo, comparando precios y eliminando gastos superfluos e innecesarios.
  • Evitar la financiación, aunque pueda asumirse, porque está demostrado que con esa práctica es fácil sobrepasar el gasto.
  • Si se solicita financiación, mejor pedir un solo crédito que uno para cada gasto.
  • Hacer todas las contrataciones por escrito y leer el contrato antes de firmar.
  • Imprescindible que figure por escrito la política de cancelación, porque puede que la situación para la fecha de la ceremonia haya cambiado y se pueda llegar a cancelar. Aunque la mayoría de los establecimientos están respetando las cancelaciones por las limitaciones y restricciones derivadas de la pandemia, siempre es mejor que esté prevista esta situación y evitar sorpresas desagradables.
  • Pedir justificante si se adelantan pagos en concepto de reserva.
  • Desconfiar de los falsos profesionales, no contrate con personas o empresas ilegales.
  • Respetar, en todo caso, la normativa respecto a restricciones y limitaciones de aforo, distancia interpersonal y uso obligatorio de mascarilla.

Desde UCARAGÓN se invita a las familias a demostrar en este tipo de celebraciones cómo poner en práctica hábitos y valores en consumo responsable.