El 1 de mayo de 2021 ha entrado en vigor el Reglamento (CE) 2020/740 del Parlamento Europeo del Consejo del 25 de mayo de 2020 por el que se establecen, de manera armonizada, los parámetros de información que deben proporcionar los nuevos neumáticos.

El nuevo sistema de etiquetado permitirá a los usuarios finales elegir con mayor conocimiento e información la compra de los neumáticos, con el objetivo de aumentar la seguridad, la protección de la salud y la eficiencia económica y ambiental del transporte por carretera. Esto se consigue mediante el fomento del uso de neumáticos que sean seguros, duraderos y eficientes en términos de consumo de carburante y que presenten, además, bajos niveles de ruido.

En la nueva etiqueta se mantiene la información relativa a la resistencia a la rodadura, la adherencia en superficie mojada y el ruido de rodadura exterior que ya se proporcionaba, aunque con cambios en el diseño y un reescalado parcial, y ahora incluye también el nombre comercial del fabricante, un código QR que permite acceder de manera directa a la parte pública de la base de datos de productos de la UE, así como la identificación exacta del producto con su número de artículo.

En la nueva etiqueta también se refleja la dimensión del neumático, índice de carga y velocidad, un pictograma de uso en nieve y otro de agarre en hielo.

Este etiquetado de los neumáticos es obligatorio para los neumáticos de turismo (C1),   furgonetas (C2) y los neumáticos de camiones (C3).

 

 

 

SIGNIFICADO DE LOS PICTOGRAMAS DE LA ETIQUETA

 

  El código QR se puede escanear y permite acceder a las fichas de información del producto y a sus correspondientes etiquetas.

 

  Cada neumático debe exhibir un identificador único.

 

La elección de unos neumáticos con una alta calificación en ahorro de combustible puede proporcionar muchos kilómetros extra y reducir las emisiones de CO2. El consumo de combustible, en función de la resistencia a la rodadura del neumático, oscila desde la A, el mejor ahorro de combustible posible, hasta la E, lo que supondría el peor ahorro.

El «agarre en mojado» es la capacidad de un neumático para adherirse a la carretera sobre mojado. El rendimiento del neumático al frenar sobre mojado se clasifica de la A a la E. Los neumáticos con una puntuación alta en agarre sobre mojado se detendrán más rápidamente en carreteras mojadas cuando se aplica un frenado a fondo en una situación de emergencia.

Elegir un neumático con una buena calificación de nivel de ruido reduce el impacto medioambiental de su conducción. El nivel de ruido se clasifica en A, B o C. El ruido de la rodadura del neumático se mide en decibelios y el número exacto se muestra en la parte inferior de la etiqueta. Los neumáticos con un nivel de ruido bajo tienen entre 67 y 71 dB. El nivel más alto muestra unas ondas de sonido de entre 72 y 77 dB.

 

El símbolo de nieve indica si el neumático es adecuado para condiciones de nieve extremas. Lleva un pictograma (3PMSF) en el que aparece una montaña de tres picos y un copo de nieve incorporado en el flanco de los neumáticos.

 

El símbolo de una estalagmita de hielo indica que el neumático proporciona una distancia de frenado menor en carreteras con hielo en invierno. La información sobre el agarre en hielo se basa en la norma ISO 19447, que se estima se publique en julio de 2021.