La Unión de Consumidores de Aragón reclama que el suministrio eléctrico sea un servicio público pero sin que las empresas productoras, distribuidoras y comercializadoras sean nacionalizadas.

La mera bajada de impuestos a la electricidad o el establecimiento de bonos sociales no resuelve el problema de fondo y debe ser el Gobierno central el que articule la forma en que este servicio debe ser prestado.

El presidente de UCARAGÓN, José Ángel Oliván y el Delegado de la asociación en Teruel, Teodoro Corchero, ofrecieron ayer una rueda de prensa en nuestra sede de Teruel para explicar las últimas modificaciones de la factura de la luz y su impacto en las familias.

Publicación del Diario de Teruel

El consumo doméstico tiene muy poca flexibilidad porque está condicionado por los horarios laborales, escolares y sociales y los consumos que se pueden trasladar al periodo valle no son significativos, así que las familias pueden hacer poco al respecto.

Nuestras recomendación es no rompernse la cabeza con los cambios en las rutinas domésticas para ahorrar en la factura y no culparse por tener que consumir en hora punta.

Advertir, también, de que los precios del mercado libre nunca mejoran a medio plazo a los del mercado regulado (tarifa PVPC).

En nuestra opinión, más que por los cambios en los consumos, la factura se va a ver afectada por la subida del precio de la electricidad en el mercado mayorista. Se aplica el precio más caro con independencia de los costes de producción, por eso el Gobierno es quien debe cambiar el modelo para que los grandes grupos energéticos no sean los que deciden los precios.

El consumo eléctrico es un bien imprescindible y no un artículo de lujo, por lo que no puede hipotecar la economía de las familias.