A finales de 2020 y en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza, la Unión de Consumidores de Aragón elaboró una encuesta para averiguar el conocimiento de los consumidores en materia de protección de datos personales.

Podéis consultar en estos enlaces la estadística de dicha encuesta y el informe que hemos elaborado sobre los resultados.

Como conclusiones más destacables enumeramos las siguientes:

1.- El conocimiento sobre los derechos a la protección de los datos personales es deficiente.  Solamente un tercio de los encuestados conocían todos sus derechos en este campo.

2.- El conocimiento sobre los mecanismos para proteger los datos personales es muy deficiente. Casi tres cuartas partes de los encuestados no saben configurar los instrumentos de seguridad en redes sociales, aplicaciones, etc.

3.- Los consumidores no ejercen su derecho a la protección de datos personales. Uno de cada cuatro de los encuestados ha ejercido alguna vez alguno de sus derechos de protección y casi el cuarenta por ciento manifiesta no saber cómo hacerlo.

4.-   Los consumidores conocen mejor sus derechos derivados de la situación actual de la pandemia. Las preguntas relacionadas con la confidencialidad respecto de la situación COVID han sido las que han tenido mejores resultados.

5.- Los consumidores conocen lo que es la huella digital y también que la protección de sus datos personales debe ser gratuita.

En términos generales hemos de concluir que, a pesar de contar con una avanzada legislación sobre protección de datos personales, resulta excesivo el número de ciudadanos que no conocen bien estos derechos; si los conocen, los ejercen en muy poca medida y, además, no conocen los mecanismos para defenderse de los incumplimientos.

Un derecho que no se conoce y que no se sabe como defender es un derecho en riesgo.  Las administraciones públicas tienen que incrementar las campañas informativas sobre protección de datos a fin de que los resultados de esta encuesta se reviertan y la normativa sobre protección de datos no corra el riesgo de convertirse en una legislación vacía.